martes, 5 de junio de 2018






Sala de espera. Tercera parte.












Un adelanto...



Vía ancha y uno de los proyectos ferroviarios más desmesurados de este país, un país donde, dicho sea de paso, abundan los proyectos ferroviarios desmesurados. No tuvo tan mala suerte como el Baeza-Utiel pero casi, porque si bien funcionó en la mayor parte de su recorrido, se quedó sin ser completado, lo que no impidió que se enterraran un buen montón de millones de pesetas (en un momento, la inmediata posguerra, en el que las pesetas eran una cosa muy seria) en un larguísimo túnel que no desembocaba a ninguna parte. Y no es una metáfora, porque el túnel de La Engaña, bajo la Cordillera Cantábrica, iba a ser el túnel más largo de España (siempre con premiso del túnel de Canfranc, que como sabemos es mitad francés), y lo fue, porque el túnel se terminó. Se terminó pero no llegó a usarse nunca, al menos no para el paso de los trenes, aunque según se cuenta algunos camioneros de la zona lo utilizaban como una ruta alternativa al Puerto del Escudo.

(...)


PRÓXIMAMENTE...




lunes, 4 de junio de 2018











UN ADELANTO...


Maneras de no mirar el mundo. Podría decir que el móvil es una manera de no mirar el mundo, pero esto supondría aceptar la afirmación de que sin el móvil (y antes del móvil) sí mirábamos el mundo. Y no puedo aceptar esa afirmación. No puedo aceptarla porque creo que nunca hemos mirado el mundo, nunca hemos mirado cómo es realmente el mundo. Porque eso da miedo, porque la realidad a veces es resplandeciente, tan brillante que quema las pupilas, pero otras veces es sucia, oscura, turbia, fea, desagradable, molesta, insoportablemente dolorosa, o insoportablemente anodina. Y por eso siempre miramos el mundo de reojo, siempre pasamos de puntillas por la realidad. Y nos inventamos la literatura, y la filosofía, y caemos en los tópicos y caemos en nuestras propias mentiras inútiles. Y buscamos en la religión o en el capitalismo, en el placer inmediato o en la renuncia ascética. Todo vale. Todo menos mirar la desnudez del mundo, la desnudez de la realidad. Y en eso el móvil nos ha venido a salvar. Ahora ya tenemos excusa para no mirar el mundo. Miramos la pantalla del móvil. Miramos el mundo una vez ha sido capturado por el móvil. Una vez ha sido filtrado, descontaminado, suavizado, diluido, lavado por la tecnología mágica del móvil. Un ritual aparentemente inofensivo y aséptico que nos salva de mirar a las cosas cara a cara. De tener que fijar los ojos y captar detalles que no queremos ver. De tener que explicarnos con palabras que son costosas de encontrar lo que una imagen seleccionada y enmarcada nos enseña y nos esconde con la rapidez que necesitamos para quedarnos tranquilos, no tocados, no señalados, simplemente esbozados. ¿Porqué quién quiere más, quién quiere bajar las escaleras del sótano? La realidad ha muerto. Viva la tecnología.



PRÓXIMAMENTE...




domingo, 14 de enero de 2018





BARRIO VIEJO


Nos dijeron que no era nueva,
que no era para nosotros,
que la ciudad ya existía desde mucho antes.
Mentían.

La ciudad era nueva.
La ciudad era nuestra.
Fabuloso escenario
de un amor no declarado.

Una palabra de más

podía romperlo todo.









(fotos del autor)